Reflexiones profundas de vida para no olvidar nuestros sueños.

30,000 días, 83 años

De acuerdo con las estadísticas, los seres humanos vivimos alrededor de 80 años. Pero por facilidad de números, vamos a depositar en nuestro «banco de tiempo» unos 83 años, que son alrededor de 30,000 días. Según tu edad, puedes calcular cuántos días de vida te quedan (si todo marcha bien). 

Si tienes 35 años de edad, multiplica 35 por 365 días. Luego, resta el resultado, de los 30,000 días totales: 

35 x 365 = 12,775

30,000 – 12,775 = 17,225

Si tienes 35 años de edad, más o menos te quedan por gastar 17,225 días.

El ver los años traducidos en días tensiona, porque nos identificamos mejor con los días que con los años. ¿Cuántos atardeceres quieres ver de esos días que te quedan? ¿Cuántas melodías escuchar? ¿Cuántos abrazos dar? Si estás leyendo esto, date cuenta que tu corazón está latiendo, fiel y a tu disposición. ¿Cómo quieres disponer de ese regalo hoy? Y así sucesivamente, hasta el día número 30,000.

Lo peor de este caso, es que conocer estos datos sobre el paso del tiempo no importa. Igual, cada noche, perdemos un día de nuestro «banco de tiempo».

No, no, no. ¿Dije perder? Espérame un segundo, bueno, un par de minutos. ¿Por qué no, en lugar de perder el día, mejor lo gastamos? Hay una diferencia entre «perder» y «gastar». La palabra «perder» está más cercana a «dejar de tener», a «malgastar». Y «gastar» tiene más parentesco con «usar» y «consumir». Y estas son dos importantes diferencias. Creo que conviene mejor gastar el día, que perderlo.

La solución para no perder los días-números puede ser gastarlos, uno a uno: ¡gastar cada día! ¿Cómo? Gastar cada día en lo más tangible que conocemos: en momentos. Podemos rebanar esos números con momentos. En momentos de miradas de amor a nuestros hijos, en el momento que damos una caricia, en el momento que disfrutamos un delicioso café o sentimos el sol de la mañana. En momentos tan nítidos, como mirar al cielo.

159 More posts in Blog category
Recommended for you
Pensamientos y reflexiones para centrarnos en nosotros mismos
Primero dite «sí» a ti

La vida, no lo olvides, habita en el tiempo. Los minutos y horas que le...