Asombro de una noche estrellada

Busquemos el asombro

El asombro ante la belleza de una noche estrellada o un paisaje reduce nuestros niveles de inflamación. Cuando algo nos maravilla, la cantidad de proteínas citocinas proinflamatorias que tenemos en el organismo baja. Entre más seguido y continuado sea el asombro, tendremos menos proteínas proinflamatorias.

Existe una conexión biológica entre nuestras emociones positivas y nuestra salud. 

En un estudio, se hicieron pruebas de la saliva a 94 estudiantes de la Universidad de California en Berkeley. Los estudiantes que mencionaron haber experimentado emociones de asombro, probaron tener niveles menores de citocinas, las proteínas relacionadas con la inflamación y el estrés. De hecho, los estudiantes que informaron haber experimentado más experiencias asombrosas en el mes anterior, mostraron los niveles de citocinas más bajos.

Si alguna vez te has maravillado de una noche estrellada, intenta hacerlo más seguido. ¿Has contemplado con admiración las colinas a la distancia? Trata de hacerlo, nuevamente. Esa sensación de asombro inexplicable es químicamente positiva para el organismo, para nuestra salud. Curiosamente, no ha habido muchas investigaciones con relación a los efectos físicos de nuestra capacidad de asombro. Pero lo que se ha descubierto, hasta ahora, nos ofrece fascinantes resultados del porqué admirar algo que nos sobrepasa, nos beneficia tanto.

¿Cuándo fue la última vez que viviste algo maravilloso, algo que captó tu asombro? 

Referencia: https://psycnet.apa.org/record/2015-01796-001

159 More posts in Blog category
Recommended for you
Pensamientos y reflexiones para centrarnos en nosotros mismos
Primero dite «sí» a ti

La vida, no lo olvides, habita en el tiempo. Los minutos y horas que le...