Mar purificador

Cuando mis pensamientos están ansiosos, inquietos y mal, me voy a la orilla del mar, y el mar los ahoga y los manda lejos con sus grandes sonidos anchos, los purifica con su ruido, e impone un ritmo sobre todo lo que en mí está desorientado y confundido.

Rainer Maria Rilke