Los momentos los vuelves a vivir

Se evocan los momentos felices y, de manera muy viva, el miedo, creo yo. Lo curioso es que resulta difícil rememorar el dolor y la infelicidad.

Agatha Christie

«… No quiero decir que no me acuerde de ellos, lo hago pero sin sentirlos. Me coloco en primer plano: “Agatha estaba muy triste, Agatha tenía dolor de muelas”. Pero no siento ni tristeza ni dolor. En cambio, de pronto el olor de los limoneros me hace revivir el pasado; recuerdo un día en que pasé cerca de unos, el placer con que me eché en el suelo, el olor de la hierba y la encantadora impresión del verano; un cedro cercano y, más allá, el río… Me siento identificada con la vida que se hace presente en ese momento. No lo repaso sólo mentalmente, lo vuelvo a vivir».

Segmento del libro AGATHA CHRISTIE – AUTOBIOGRAFÍA

Los placeres de la edad

Recordar es una de las compensaciones placenteras de la edad.

Agatha Christie

«Me parece que la vida se divide en tres partes: el presente absorbente, por lo general feliz y que vuela con velocidad fatal; el futuro oscuro e incierto, para el que se pueden planear muchas cosas, cuando más extrañas mejor (no se realizarán pero resulta divertido); y en tercer lugar, el pasado, los recuerdos y realidades que son la base del presente, evocados de pronto por un olor, la forma de una colina, una canción antigua o cualquier trivialidad que nos hace decir: “recuerdo que…” con un placer peculiar bastante inexplicable».

Frase del libro AGATHA CHRISTIE – AUTOBIOGRAFÍA

Cosas de la vida cotidiana

¿Con qué se ha disfrutado más de la vida? Depende de cada uno. Por mi parte, haciendo memoria y reflexionando un poco, me parece que con las pequeñas cosas de la vida cotidiana.

AgaTha Christie

«… cuando jugaba, feliz, con mi madre y cuando ella me leía a Dickens con las gafas sobre la punta de la nariz, cabeceando sobre mí. “Mamá, que te duermes”. Siempre me respondía con dignidad, poco antes de quedarse dormida: “Qué va, hijita, no tengo sueño en absoluto”. Me acuerdo lo ridícula que estaba con las gafas a medio caer y cuánto la quería yo en aquel momento».

Frase tomada del libro AGATHA CHRISTIE – AUTOBIOGRAFÍA