Creando futuro

Comparte

Cuando Maya Angelou fue al entierro de su tío Willy, un hombre quizo conocerla. Ese hombre le dijo que gracias a su tío Willy, él había llegado a ser quien era. «¿Ya hiciste tu tarea?» era lo que acompañaba al jalón del cuello, todos los días. Así, el tío Willy, nunca cedió hasta que el niño aprendió. El hombre le dio un abrazo a Maya y le ofreció los servicios de su abogado. 

Maya recordó que cuando ella vivió con su tío Willy y su abuela, su tío había hecho lo mismo con ella. Todos los días le preguntaba «¿Ya hiciste tu tarea?», y luego venía el jalón del cuello por la espalda para que hiciera la tarea. 

Meses después, Maya fue a tratar algunos asuntos legales con el joven abogado que aquel hombre le recomendó. Cuando Maya lo conoció, este le dijo que gracias a ese hombre que la había recomendado, él había llegado a ser quien era. 

El tío Willy fue un hombre que nunca dejó su pequeño pueblo, que trabajó toda su vida en la tienda de su madre; un hombre que apenas podía moverse y nunca fue a la escuela, un hombre casi ciego y tartamudo. El tío Willy creo futuro en quien llegó a ser el hombre más poderoso de Arkansas, en la gran poeta Maya Angelou y en el joven abogado.

Aquí está la entrevista en donde la poeta Maya Angelou comparte la historia que inspiró este post (en inglés):  https://youtu.be/amokikraCLY