El dejar de preguntarnos «por qué» y «para qué» tiene un precio

Casi nunca cuestionamos los porqués y para qué de nuestra vida adulta. Por algún motivo, consideramos que lo sabemos «casi todo» en cuanto comenzamos nuestra vida laboral. Como por arte de magia, la llegada del primer cheque nos da el poder de cambiar las preguntas del ¿por qué y para qué? al ¿por qué no? Pues «me lo merezco», «para eso trabajo», «yo sé lo que quiero», «es muy mi gusto». 

Y así, los «por qué» y «para qué» que quizás un día adivinamos (antes de tener ese primer trabajo) se quedaron en el limbo, porque ahora la realidad tiene varios signos de «ceros» en un cheque de pago y ¡somos independientes! 

No importa el momento laboral en el cual te encuentres. Te invito a que regreses a tu adolescencia, a ese soñador o soñadora que todavía no recibía ningún cheque, pero que se merecía todo, no únicamente lo que el cheque podía darle. Desde ahí, pregúntate de nuevo ¿por qué y para qué? 

97 More posts in Desaprender y aprender category
Recommended for you
Solamente caminando puedes trazar tu mapa - Voluptuosi 3
Sólo caminando se traza el mapa

Voluptuosi 3: No obstante añoremos un mapa conocido, sabemos que éste no aparecerá. No obstante...