Entrégate a la realidad, igual te va a devorar

Entrégate a la realidad, igual te va a devorar. Entre más pronto te rindas a la realidad, podrás aprender a navegarla mejor. Si te cansas de navegarla, ánclate por un momento, pero no dejes que nadie más se acerque a tu timón. No dejes que nadie más te ayude a mover tu barco-vida. Si insisten, mándalos a su propia embarcación.

Si llevas el timón solamente tú, podrás ver con más claridad de qué está hecho tu barco-vida. En el mar de la realidad, solo tú puedes ver por dónde andas y hacia dónde vas. Nadie más puede tener la visión que tú tienes del panorama enfrente. 

Navegarás al lado de otros barcos-vidas, poco tiempo o mucho tiempo. Anclarás junto a otros barcos-vidas. A veces pensarás que otros barcos-vidas son tuyos. Te regresarán a tu propia embarcación si intentas tocar otros timones. Mira, el mar de la realidad siempre te va a poner en tu lugar y, al final, te va a devorar. ¡Navégalo!

159 More posts in Blog category
Recommended for you
Pensamientos y reflexiones para centrarnos en nosotros mismos
Primero dite «sí» a ti

La vida, no lo olvides, habita en el tiempo. Los minutos y horas que le...