Iris Apfel: no poseo nada, solo rento mi vida

Vi el documental hace un par de años después de un largo día de trabajo porque quería desconectarme de todo por un momento. Pero sucedió lo contrario, Iris me conectó conmigo, con su protagonista y con una lista larguísima de pendientes. 

«Nada de lo que hice esperé hacerlo», declaró Iris en el documental que Albert Maysles filmó en su honor, «solo sucedió». 

A sus 96 años, el 6 de marzo de 2018, la embajadora más jazziest de la moda presentó su libro «Iris Apfel: Accidental Icon», vía Harper Collins. De inmediato lo compré, «no esperaba hacerlo, solo lo hice». Pero ¡qué manjar! La fotografía jugó con mi azoro, y su narrativa, ni tan dulce ni tan densa, me plasmó una sonrisa.

Después de leer el libro, volví a ver su documental. Albert Maysles se adentró en la vida de Iris, de forma intermitente, durante cuatro años para producir el film que obtuvo la nominación para un Emmy en 2017. Ahí, Carl, marido de Iris, es el compañero fiel que completa el jazz. Ahí, Iris no sabe que Maysles ya está muy enfermo. 

En el libro, Iris nos comparte cómo escapa del vacío que su marido dejó en su universo y honra el silencio de Maysles, quien murió un mes antes del lanzamiento del film.

Cuando Iris comenta en su libro que el documental ahora adquiere un significado nuevo, sé de inmediato porqué. Ahí estaba Carl, con los pantalones que su mujer le diseñó. Ahí estaba Carl, con su anillo de «judío errante». Ahí estaba Carl, amándola. 

Hoy por hoy, el documental para mí es varias historias de amor, del amor al compañero de vida, del amor a las obsesiones que nos levantan en la mañana, del amor a ser quienes somos.

En el documental conocí las alas de Iris Apfel, en el libro supe de qué están hechas. 

¿De qué no quiero olvidarme después de conocer un poco sobre Iris?

  • De Frieda Loehmann (Loehmann’s en Brooklyn), quien le reveló a la joven Iris que nunca sería bonita, pero que tenía algo más valioso: estilo.
  • De un día comprarme un Dries Van Noten.
  • De ir al Peabody Essex Museum cuando Iris muera, para ver el anillo «judío errante» que le compró a Carl (ya sé que no lo va a soltar hasta que muera).
  • De que no poseo nada, solo rento mi vida.
  • De que la individualidad hace a la belleza real.

Inspiración: Iris Apfel, icono de la moda, empresaria y diseñadora de interiores. Muy neoyorquina.

50 More posts in Qué maravilla somos category
Recommended for you
La belleza lleva tu nombre, no lo olvides - Voluptuosi
La belleza lleva tu nombre

No necesitas ser bonita. No le debes ser bonita a nadie. No se lo debes...