Frases de inspiración y motivación para ser feliz.

La belleza lleva tu nombre

No necesitas ser bonita. No le debes ser bonita a nadie. No se lo debes a tu novio/esposo/compañero, no se lo debes a tus compañeros de trabajo, mucho menos a los desconocidos en la calle. No se lo debes a tu madre, no se lo debes a tus hijos, no se lo debes a la civilización en general. El ser bonita no es una renta que pagas para ocupar un espacio marcado para la «mujer».

Erin McKean

En vez de conformarte con una idea general de belleza, busca la pertenencia a tu expresión personal de la belleza, la más genuina y cercana a ti. Explora y hurga tu propio modelo de características perfectas, esas que te hablan con amor de ti; esas que te dan poder.

Viste la piel de tus brazos con vida, decora tu cabello con luz, y deja que el vaivén de tus caderas narre tu andar. A tus hermosos pasos dales el color que quieren caminar. En pocas palabras, deja que tu cuerpo dicte tu propio diccionario de belleza, con tus gestos, con tu estar libre y sin etiquetas.

Porque la belleza no es un atributo ni es etiquetas, nunca lo ha sido. Los que fueron comunes, fueron los atributos y etiquetas de «delgada», «lisa», «joven» y «tonificada» que algunos usaron para bautizar a la belleza. Pero la belleza nunca perdió su verdadero nombre: tu nombre. 

Una observación

Ahora, esa idea de «belleza bautizada» se ha ensanchado. Ahora, los mismos que crearon las etiquetas de «delgada», «lisa», «joven» y «tonificada», han agregado etiquetas de «figura completa», «mujeres sabias» o «petite» a su idea limitada de belleza, para incluirnos al resto. Antes de continuar, quiero aclararte, que el resto al que quieren incluir somos el noventa por ciento de la población mundial.

Te pregunto: ¿Realmente quieres pertenecer a ese nuevo conglomerado de etiquetas de belleza? Yo no. ¿Realmente quieres que los encargados de definir la belleza ahora le den la oportunidad a tu lonja y a tus canas de participar en tan exclusivo club? Yo no. ¿Por qué? Porque ni mi lonja ni mis canas necesitan ser «por fin aceptadas» en ese espacio que siempre las atacó. 

Yo no olvido décadas de dictados en donde lo delgado, liso, joven y tonificado fueron determinantes de la belleza. No me digan que ya nos perdonaron a las que nos llamaron gorditas, chaparritas y viejitas, porque les urge tenernos en su nuevo club de «belleza incluyente». Ni tú, ni yo necesitamos ser incluidas en ningún grupo. Tú y yo, tenemos mucha experiencia de andar nuestros pasos sin cargar etiquetas. ¿Acaso necesitas sentirte «petite» para aceptar con alegría que mides menos de 1.60 m? 

En vez de conformarte con una idea general de belleza, busca pertenencia a tu expresión personal de belleza.

Mi propuesta

Lo que tiene más sentido, es que jubilemos el etiquetado de la belleza en su totalidad. Las etiquetas de belleza no sirven en lo más mínimo a la belleza. Para lo único que sirven es para dictar qué entra y no entra dentro del rango que otros marcan como «belleza». Rompe toda etiqueta, y dale a la belleza su lugar verdadero, en tu cuerpo, en cada uno de tus pliegues, en cada una de tus canas, en cada uno de tus vellos.

¿Sabes que necesitas? Primero que nada, necesitas dejar de querer incluirte en un carril de belleza irreal originalmente creado para las delgadas, lisas, jóvenes y tonificadas. Hazte un favor: ama tu propio carril. 

Segundo, necesitas apropiarte de tu carril y de ti misma, de cada pliego que te conforma y te delinea. ¿Para qué vas a querer incluirte en un carril falso de belleza que otros tratan de abrirte ahora? Por qué, si el carril que ya habitas es el más ancho de todos, es el del noventa por ciento de las bellezas reales sin etiquetas.

Tercero, nunca dejes tu carril, el verdadero. Porque ese carril sin etiquetas, es el tuyo, el verdaderamente bello. No lo olvides: La belleza siempre es individual, plasmada única en cada una de nosotras. Es ese propio modelo de características perfectas, esas que te hablan con amor de ti; esas que te dan poder. Regresa a tu poder, regresa a tu belleza; porque la belleza ya lleva tu nombre.

Explora y hurga tu propio modelo de características perfectas, esas que te hablan con amor de ti: esas que te dan poder.

159 More posts in Blog category
Recommended for you
Pensamientos y reflexiones para centrarnos en nosotros mismos
Primero dite «sí» a ti

La vida, no lo olvides, habita en el tiempo. Los minutos y horas que le...