El camino a completarte

Tonos extraordinarios

Ella, 14 y ya en la universidad. Él, 84 y en primer año de primaria. Por ella se pelean ocho universidades. Por él, nadie. Él tuvo que pelear para volver a la primaria. Ella es miembro de MENSA, la sociedad para personas con el más alto coeficiente intelectual desde los cuatro años de edad. Él fue obligado a vivir en una casa de retiro y renunciar a la primaria a los 88 años de edad.

Niña de 14, aceptada en ocho universidades

Ahora Tiara Abraham contempla con emoción adolescente las cartas de aceptación de las universidades más prominentes de California, un logro que sabe a miel en el corazón de una joven que apenas siembra, con muchos años por delante para cosechar sus frutos.

Imagínate, si tienes 14 y tu sueño es ser cantante de ópera, y las mejores universidades te aceptaron en sus carreras de interpretación vocal, ¡el infinito está a tu alcance! Esa combinación de tener 14 años y saborear las mieles de tus logros, es un impulso lleno de energía pura. Es una energía sin tropiezos. A los 14 todavía no tienes los «no» que la vida te va a poner enfrente para que aprendas a solucionar problemas. ¡Y qué bueno! A los 14 los tropiezos no enseñan.

«No lo sé. Es solamente algo que está en mí», dijo Tiara en una entrevista con KXTV (1). «En verdad me apasiona. Cantar me hace feliz. Es mi pasión». El sueño de Tiara tiene alas desde su inicio. Pues al dedicarte el resto de tu vida a algo que te hace feliz, te estás garantizando la felicidad varias horas al día por el resto de tus días. ¿Vale la pena, no? Eso de dedicarse a algo que nos hace feliz, a la larga, vale la pena.

La persona de más edad en iniciar la primaria

Ahora Kimani Maruge está muerto. Su vida terminó a los 89 años de edad. Él conserva al Récord Mundial Guinness por ser la persona de más edad en comenzar la educación primaria. Kimani se inscribió en el primer grado de primaria el 12 de enero de 2004, a los 84 años de edad.

En 2003, cuando el gobierno de Kenia declaró a la educación primaria universal y gratuita, Kimani se animó a inscribirse en la primaria. En 2005 fue electo presidente de su escuela, por ser un estudiante modelo. Y en septiembre de 2005, se subió por primera vez en un avión. ¿Su primer vuelo? Un vuelo a Nueva York, en donde habló ante la Conferencia Mundial de la Naciones Unidas de 2005, sobre la importancia de la educación primaria gratuita. (2)

Imagínate la experiencia de Kimani, la satisfacción de sus logros. ¿Qué sentiría durante esos cuatro kilómetros que recorrió a diario para ir a la primaria? En ese ir y venir que nos hace fuertes, que nos arma de resiliencia. ¿Qué tan significativo le fue hablar en las Naciones Unidas sobre un tema que vivió? ¿Qué tan hondo su decisión y persistencia enriquecieron su espíritu?

A los 84, cuando la vela natural de la vida se va apagando poco a poco, un hombre decidió encender su esperanza y la de muchos. Kimani fue un modelo a seguir en su comunidad y una celebridad local. Pero no la tuvo fácil. Kimani sufrió el despojo en 2007, y terminó en un campo de refugiados. Desde ahí siguió yendo a la escuela. En 2008 fue obligado a ingresar a una casa de retiro en Nairobi. ¿Y qué hizo Kimani? Se inscribió en la primaria de nuevo.

De lo ordinario brota lo extraordinario

Ambos, Tiara y Kimani son extraordinarios. Pero ¿qué los une? La vida. La vida no vivida de Tiara y la vida vivida de Kimani. Ese extenso territorio de en medio. ¿Y qué nos une a ellos? Específicamente ese territorio de en medio. Ese territorio ordinario de donde brota todo lo extraordinario.

A los 14 tienes que creer en ti, sin remedio. No importa lo que te digan. Tienes que aprender que tienes el derecho de creer en ti. A los 84 tienes que creer en ti, sin remedio. No importa que el mundo te diga lo contrario. El derecho que tienes de creer en ti no se jubila.

Tu voluntad a los 14 puede ser un torbellino, tu voluntad a los 84 puede ser un río que no deja de correr al mar. A los 14 ya traes algo de resiliencia, a los 84 eres resiliencia pura. A los 14 tienes miles de planes alborotados, a los 84 tu plan es vivir y sentir el sol.

De lo extraordinario se nutre lo ordinario

No te detengas mucho en reflexionar sobre estas circunstancias que la vida tiene guardadas para todos. Ni tampoco te detengas mucho en reflexionar sobre lo extraordinario de Tiara y Kimani. Pero sí deja que sus historias salpiquen un poco tu historia, aquí y ahora.

Imagina que tu día de color verde, rosa, morado o azul; recibe pequeños tonos dorado y plateado de Tiara y Kimani. Son tonos que vienen de lo extraordinario. Deja que esos tonos nuevos, que te agradan o que necesitas, salpiquen tus colores propios. Te darán un tono distinto. Así irás creando tu propia y nueva mezcla, en tu camino a completarte.

Voluptuosi, el arte completarnos.

Fuentes:

(1) https://www.upi.com/Odd_News/2020/05/06/Girl-14-accepted-into-eight-California-universities/2661588786669/

(2) https://youtu.be/NYWnq4p2OBY


En el camino del crecimiento personal, sin importar la edad, debemos incorporar lo extraordinario. Si te das cuenta y observas, podrás encontrar lo extraordinario en lo ordinario, en lo que vivimos todos los días. Deja que la energía de lo extraordinario te llene de fuerza e inspire tu ordinario. Con los días, la motivación entrará por tus venas, amarás los momentos extraordinarios de tus días y avanzarás en tu camino.

97 More posts in Desaprender y aprender category
Recommended for you
Solamente caminando puedes trazar tu mapa - Voluptuosi 3
Sólo caminando se traza el mapa

Voluptuosi 3: No obstante añoremos un mapa conocido, sabemos que éste no aparecerá. No obstante...