¿Tu idea de libertad va con tu tribu?

Las tribus, esos lugares en donde todos sus integrantes comparten costumbres, ideas y creencias, pueden convertirse en un enemigo del crecimiento individual. Quien forma parte de una tribu y comienza a mostrar señales de individualidad, normalmente será corregido. Por definición, una tribu no acepta desvíos, desapegos ni desagrados.

Si tus verdades ya no encuentran buen puerto en el ánimo de los otros integrantes de tu tribu, prepárate para marcharte. Pues la condición principal de una tribu es que todos sigan las costumbres comunes, las que son aceptadas por todos. 

Tu idea de ser tú, de gozar tu completa libertad, no va con ninguna tribu. El concepto de tribu no acepta la individualidad, como herramienta de crecimiento; acepta al individuo como otro integrante de la familia, de la comunidad, del grupo. Para tu tribu, tu fortaleza es importante únicamente si fortalece a la tribu.

No te engañes con la idea de que «aquí todos somos libres», si sientes la mínima obligación de cumplir los deseos de otros. Pero si tu necesidad de pertenencia es grande, y sin pensar mucho vas a aceptar los grilletes y el tapaboca; hazte un favor, mantén los ojos bien abiertos hacia afuera y hacia adentro. 

Mantén los ojos bien abiertos hacia afuera, para que veas con claridad de dónde vienen los grilletes y el tapaboca. Mantén los ojos bien abiertos hacia adentro, para que veas si esos grilletes y el tapaboca no te están matando el alma. Si sospechas que tu alma sufre, usa la energía que te queda para abandonar la tribu. Y no escuches sus gritos de auxilio, sus ruegos de ayuda. No voltees hacia atrás. Sigue tu camino.

159 More posts in Blog category
Recommended for you
Pensamientos y reflexiones para centrarnos en nosotros mismos
Primero dite «sí» a ti

La vida, no lo olvides, habita en el tiempo. Los minutos y horas que le...