Tu santuario

Cada uno tenemos nuestro propio huerto, en donde sembramos, cuidamos nuestras plantas y cosechamos nuestros frutos. En ocasiones, alguien más puede ayudarnos con las labores de nuestro huerto, como también nosotros podemos ayudarlos a que su huerto florezca. Pero la ayuda la dirige el dueño del huerto.

No permitas que la persona que te ayude implemente cambios en tu huerto. No lo olvides, tu huerto es tu santuario. La semilla es tuya, la tierra es tuya y la plantación es tuya. Tú diriges todo lo que es tuyo. Disfruta los frutos de tus logros.

97 More posts in Desaprender y aprender category
Recommended for you
Solamente caminando puedes trazar tu mapa - Voluptuosi 3
Sólo caminando se traza el mapa

Voluptuosi 3: No obstante añoremos un mapa conocido, sabemos que éste no aparecerá. No obstante...